Delfina P. Ramos de Torres

Delfina P. Ramos de Torres

· Psicóloga Sanitaria y Sexóloga Col. Nº AO-8596
· Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud
· Máster en Intervención en Trastornos Psicológicos en Infancia y Adolescencia

De mi trayectoria profesional destaco mi experiencia como psicóloga en la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil de Almería, en el Programa de Acogida Inmediata de Menores del Centro Piedras Redondas (Almería), como entrenadora en el Método Glifing, y como psicóloga y sexóloga en Proyecto Nina, en el Centro de Especialidades Médicas Náyade de Terrassa y en el Hospital HLA Mediterráneo de Almería.

Además, he sido tutora externa de prácticum en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) , así como en IAVANTE, en los cursos de Salud Sexual para profesionales sanitarios organizados por la Junta de Andalucía. También he trabajado como colaboradora en el Centro de Psicología ALVA y con la Obra Social La Caixa en el programa “Atención Integral para mujeres y sus hijos en Violencia de Género”, y he sido Coordinadora de Voluntariado en el Servicio Técnico del Punto de Encuentro Familiar de Terrassa (Cruz Roja).

Pero sin duda alguna, la principal fuente de la que me nutro es el diálogo que se establece con todas y cada una de las personas que acuden a consulta, y que hacen de ésta un espacio de aprendizaje y crecimiento conjunto.

Sobre Mí

Desde siempre me he sentido muy conectada con el mar y no puedo imaginar la vida lejos de él. Su energía, fuerza poderosa, tiene la capacidad de traernos de vuelta a aquello que tienen que decirnos nuestros sentidos. Venimos del ruido ensordecedor de las pre(i)siones, las prisas, los juicios y prejuicios…y de repente el mar, y con él de nuevo a escucharnos, a lo que de verdad somos, a nuestra esencia, porque después de todo, la vida se originó en el mar.

El mar, además, con su comportamiento, nos brinda la oportunidad de adquirir numerosos aprendizajes. Así, por ejemplo, a menudo tomo prestada la preciosa metáfora de Sam Bleakley sobre el surf y la meditación, la cuál define una parte muy importante de quién soy como persona y como terapeuta:

«La ola se vuelve horizontal y rompe sobre el arrecife de coral poco profundo, una cortina de agua que cae. Me muevo rápido por su cara, inclinado, alerta. El tiempo parece ralentizarse y expandirse en el silencio sobrecogedor. Surfear en estos momentos despierta agudamente los sentidos y roza lo inefable.

El «tubo» es el destino último de todo surfista, mantenerse de pie en la tabla por detrás de la cortina de agua que cae, como tras una cascada, tratando de mantenerse en pie ante su colapso. El surf y la vida se pueden definir como lo bien que logres mantener el equilibrio mientras todo tu alrededor cae en cascada o, como dicen los surfistas, clocking up tube time (pasar la mayor cantidad de tiempo posible en la parte más crítica de la ola)».